Columna de Opinión - IMPULSAR UNA ECONOMÍA REGIONAL BAJA EN CARBONO

31/12/2016

Glenda Montero Hinricksen - Secretaria Comité Regional de Producción Limpia Bio Bío


Cada vez más mercados están interesados en negociar con empresas e instituciones que no sólo otorgan importancia a la calidad o el origen sino también a los procesos de elaboración, al respeto por las normativas ambientales y sociales, al bienestar animal y, en muchos casos, al cumplimiento de estrictas normas culturales y religiosas. Hoy, la huella de carbono y los procesos productivos sustentables se han convertido en una prioridad para las empresas.

Desde el Consejo Nacional de Producción Limpia (CPL) desarrollamos acciones para impulsar la sustentabilidad en la Región del Bio Bío, de la mano de alianzas estratégicas con el gobierno regional y otros servicios públicos. El balance de nuestra Agenda 2014-2018 nos muestra que estamos avanzando en la instalación de un cambio estructural progresivo en la manera de producir.

Esto significa reducir el consumo de recursos por unidad producida e incrementar las ganancias netas de las actividades, impulsando una economía que emite un mínimo de emisiones de gases de efecto invernadero.

Nuestra región reúne todas las condiciones para ser innovadora y competitiva, con una mayor diversidad productiva que dé oportunidades de trabajo para todos

Con ese compromiso, el CPL, organismo dependiente de Corfo, dirige sus esfuerzos en el fortalecimiento de la sustentabilidad de las empresas, colocando el acento en las pequeñas y medianas, sin dejar de lado a los sectores industrial, forestal, pesquero y portuario.

Crear una cultura de Producción Limpia tiene diversos objetivos. Más allá de los beneficios directos que genera a las empresas, en términos de productividad y competitividad, se promueve una trasformación hacia una economía baja de carbono como parte de las estrategias para el cumplimiento del compromiso de Chile de reducir las emisiones en un 30% al año 2030.